CFDs: La entrada del pequeño inversor experto en los grandes mercados

Un gran paso, para pequeños inversores

CFDs invertir
Diseñado por Freepik

La inversión en CFDs (Contract For Diference) ha cobrado una alta importancia en los últimos años con la globalización de los mercados financieros internacionales.

Los contratos por diferencia CFDs permiten alcanzar mayores beneficios con los movimientos en los precios de los valores cotizados sin necesidad de tener la propiedad de ese activo subyacente.

Se puede invertir al alza, es decir, posiciones largas, o a la baja, posiciones cortas, ganando o perdiendo de esta manera en función del precio del activo subyacente entre la hora de apertura y cierre. De esta forma, los CFDs permiten además de obtener ganancias con variaciones en los precios, usarlos como elementos de cobertura de algunas operaciones.

Invertir en CFDs

El principal rasgo de los CFDs, es que son productos apalancados, porque permiten operar con una inversión mucho más reducida que el precio de cotización del activo subyacente, desembolsando en la mayoría de los casos apenas el 5% del volumen.

Otra característica de los CFDs sobre acciones es que no otorgan derechos políticos, como asistencia o participación en órganos de la sociedad, pero si cuentan con derechos económicos, como el cobro del dividendo, ya sea total o parcialmente.

Ventajas de invertir en CFDs

  • Los CFDs permiten a los inversores apalancar hasta 20 veces una inversión en acciones en condiciones normales de mercado. La posibilidad de apalancar una inversión constituye la ventaja principal del producto.
  • La venta a corto te ayuda a beneficiarte de la caída de los precios de las cotizaciones.
  • Las posiciones cortas pueden devengar intereses, aún cuando los CFD de índices no producen intereses. Los CFD se operan con margen, conllevan interés cuando una posición se mantiene abierta hasta el día siguiente. Si tienes una posición corta recibirás un interés salvo si el interés es negativo. Si tienes abierta una posición corta pagarás dividendo, pero si tienes una posición larga recibirás un dividendo.
  • No hay intereses en negociaciones intradía.
  • Algunos inversores utilizan CFD para asegurarse beneficios procedentes de sus acciones físicas sin venderlas, una de las razones para hacer esto es diferir su obligación tributaria.
  • Hay que aprovechar la flexibilidad de los CFD para negociar en ambas direcciones del mercado, es decir en posiciones largas y cortas. En acciones físicas solo puedes realizar operaciones largas.

Sin embargo, los productos CFDs también conllevas riesgos. El apalancamiento conlleva un efecto multiplicador de las pérdidas y las ganancias, por lo que necesitan un mayor seguimiento del mercado. No son adecuados para inversores que no posean un conocimiento profundo del mercado, ya que puede incurrir en mayores pérdidas que la inversión en garantías realizada inicialmente.

Los riesgos de linvertir en CFDs

Así que además de las bondades de operar con CFDs también encontramos riesgos de diversa índole que pasamos a detallar:

  1. Son diseños de inversión de muy complejas características, en muchos casos de difícil compresión para buena parte de los ahorradores. La mayoría se decanta por ellos por la alta rentabilidad que puede obtener.
  2. Pueden generar plusvalías, pero las pérdidas no son de menor importancia: hasta la mitad, o incluso más, de los importes invertidos.
  3. No es aconsejable para quienes no estén familiarizados con la operativa de este producto. Son modelos muy sofisticados, y lo más probable es que pierdan parte de sus ahorros en poco tiempo.
  4. Las plataformas y entidades online que los comercializan casi nunca resaltan los riesgos que asume el cliente al contratarlos.
  5. El riesgo en su contratación, por sus especiales características, es superior que el de otros productos para la inversión en activos financieros: compra de acciones, fondos de inversión e, incluso, warrants.
  6. Son productos complejos y no adecuados para todos los inversores, que pueden perder más capital del invertido, y requieren un seguimiento y vigilancia constantes.
  7. Son productos con apalancamiento, y por ello se tienen abiertas posiciones sobre un activo, pero sin desembolsar la totalidad de su coste.

La realidad de los productos CFDs es la facilidad con que se puede operar en los mercados financieros y en la inversión de acciones, sin embargo, es importante remarcar que se necesitan ciertos conocimientos y praxis antes de comenzar a operar. La principal facilidad que presentan los CFDs es el apalancamiento con el que podemos optar a grandes inversiones tan solo aportando una pequeña parte de estas, y, además, pudiendo optar a cualquier tipo de inversión en todos los países.

CFDs: La entrada del pequeño inversor experto en los grandes mercados Clic para tuitear

Deja tu comentario

Comenta primero

Notificarme
avatar
wpDiscuz